sábado, 26 de mayo de 2012

Asteroide B-612


He estado recorriendo una larga distancia para llegar a mi destino, el asteroide B-612. Allí me encontraré con mi querido principito.

No he dejado de confiar en el poder de mi estrella. Ojalá nunca deje de brillar, para alumbrarme en las noches oscuras en las que la confusión y las penas se fusionan, y marque el camino que debo seguir. Todo esto permitirá que mantenga la esperanza de llegar algún día a esas tierras en las que habita dicho ser de cabellos de oro, que también espera huir del destino traidor.

Estrella mía, no dejes que me pierda y que logre vencer todos estos obstáculos que estoy tratando de vencer.

viernes, 11 de mayo de 2012

Desaparecer


bajo las aguas, cual tendencia que pasa de moda. Será un buen método para desconectar, y alejarme de ciertas situaciones que pueden lastimarme.

Allí me reencontraré con aquellas palabras que no supe decir, y están esperando que posea la valentía necesaria para sacarlas a flote.

También abandonaré la pena que siento. Esto permitirá que en sucesivos encuentros fortuitos el dolor parezca insignificante, a pesar de que sigue siendo totalmente desgarrador. El amor que un día sentí, se fue disolviendo como un cubo de azúcar, tan sólo quedan los restos oxidados...

Concluiré afirmando que, a día de hoy, decido sucumbir.